Grand Hotel Budapest

ghb

No solo no me echaron de aquel espeluznante hotel dejado de la mano de Dios, si no que me ascendieron a encargado durante la época de mayor tráfico. Superé la prueba, y eso me hizo sentir mejor, con más autoestima, la confianza en mí mismo se alzó a las nubes, donde todo tiene un tono cremoso, rosado, tenue y luminoso al mismo tiempo, y un formato de imagen diferente.

tumblr_n6qrvngGvy1qbskx5o2_r1_250

Adecenté mi imagen, me corte el pelo, y me lo repeine como si una vaca hubiera puesto todo su empeño en lamérmelo. Me sentía tan pletórico que cambié la prosa por la poesía, poesía que recitaba a mis súbditos mientras trabajaban, mientras comían, mientras iban al baño… ¡Cuánto arte en aquellas mis poesías!

Estaba de tan buen humor que decidí volver a la habitación 237, y hacer las paces con aquella putrefacta mujer. No solo hicimos las paces, hicimos el amor. Resultó ser una mujer entrañable, temerosa, culta, y muy rica. Le cogí el gusto al sexo octogenario. Pero eso nadie nunca lo sabrá. Posiblemente alguien lo intuirá. Pero nunca nadie lo sabrá.

gbh

Esta adorable mujer se llamaba Gertrud (por ejemplo). Y tras su última visita a nuestro Gran Hotel Bucarest, digo, Budapest, murió fulminantemente atragantada con un mejillón que se le fue por el otro lado. El lado de la codicia, la soberbia y la maldad. No, en serio, por la vía respiratoria. Es un tema muy serio. Nadie está a salvo de este drama. Masticad bien.

Lejos de entristecerme su pérdida, mi sonrisa se llenó de bienes inmobiliarios, monedas de oro, y cuadros altamente valorados en el mercado negro. Había heredado gran parte de su fortuna, y afortunado me sentí, hasta que su picassiano hijo que primero me acusó de homosexual y después de haberme acostado con su madre, arremetió contra mí y mis acertadas ansias de poder, y me volvió a acusar de haberla matado.

tumblr_n6qsop1rK41rlx538o4_250

Yo no la maté, pero no pude demostrarlo. Así que corrí. Corrí hasta que me alcanzaron. No hubo ni tan siquiera un justo juicio, y fui directo a la cárcel donde hice buenos amigos.

No es que estuviese pasando malos tiempos allí metido, pero mi becario estaba en serios apuros, se estaba enamorando, así que planeé la huida más simétrica de la historia del cine.

tumblr_muzyqxnppz1rk0k2jo1_500

El resto son persecuciones, tiroteos amigos, lecciones de lealtad, pilares pastelarios, y un sobre sin abrir.

Ese sobre se abrió ante notario, y ante cientos de curiosos que se acumulaban alrededor.

–  Dice así: Yo, Gertrud Van Diesel, proclamo ganador de un viaje a París con todos los gastos pagados a Teto Cash, encargado del Grand Budapest, y dueño y artesano de mis más íntimas satisfacciones.

Le dejé el hotel a mi becario Mustafá (El Grand Budapest no es de esas empresas que echan a sus becarios para no tener que pagarles) y me fui a París con mi máquina de escribir, un petate cargado de sueños, y una petaca llena de whisky. Próxima parada: París, la ciudad del amor, la ciudad del arte, la ciudad de los franceses.

tumblr_n2slm1WcaG1rptbdro1_500

Txema LdR

Un comentario en “Grand Hotel Budapest

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s