La Mujer Trabajadora

El 8 de marzo de 1910, en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas celebrada en Copenhague, se proclamó el Día Internacional de la Mujer Trabajadora pidiendo la igualdad de derechos: incluyendo el sufragio para las mujeres, la posibilidad de ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo y la formación profesional.

Pero, ¿por qué ese día? Se cree que el origen se encuentra en un incendio provocado en una fábrica textil de Nueva York donde murieron 146 trabajadoras que protestaban por sus bajos salarios y por las pésimas condiciones de trabajo. Sin embargo, esto sucedió el 25 de marzo de 1911. Lo que sí pasó un 8 de marzo de 1917 fue que, durante una protesta en Rusia, unas mujeres se amotinaron por la falta de alimentos. Este hecho marcó el comienzo de la Revolución Rusa y derivó en la caída del Zar, estableciéndose, así, un gobierno provisional que dio derecho al voto a la mujer.

El acceso laboral de la mujer no se produjo como un derecho que favoreciera su independencia y su evolución personal. Su incorporación al trabajo asalariado se produjo durante la Primera Guerra Mundial, cuando los hombres fueron movilizados para combatir. Las fábricas se quedaron sin mano de obra y acudieron a las mujeres apelando a la ayuda patriótica del país.

we_can_do_it

Fue durante la Segunda Guerra Mundial que este cambio se hizo más evidente. De hecho, la imagen más icónica es la de Rosie the Riveter, la figura femenina representada como una trabajadora fuerte en periodo de guerra. Pese a lo que se suele pensar, este cartel no era una llamada a las mujeres para unirse en el esfuerzo de la guerra, sino para que las que habían sido contratadas trabajaran más duro y más horas. Realmente este cartel fue creado por J. Howard Miller en 1943, utilizado únicamente en el mes de febrero, en Westing House para levantar la moral de sus trabajadoras.

Este cartel fue redescubierto en los años ochenta y ha sido utilizado como bandera del feminismo, fue portada de la revista Smithsonian en 1994, sello postal en Estados Unidos en 1999, utilizado en la campaña política estadounidense en 2008 y reelaborado para la celebración de la primera mujer en convertirse en Primer Ministro de Australia en 2010.

 

Sin embargo, este cartel responde a un concepto nacido en 1942, el de Rosie the Riveter, que apareció por primera vez en una canción de Redd Evans y John Jacb Loeb que hablaba de esta mujer como una trabajadora que ayudaba a su país, Estados Unidos, en los esfuerzos de la guerra.

Las Rosies eran las mujeres que realizan el trabajo destinado a los hombres durante la Segunda Mundial, encargadas de realizar los buques, tanques, coches y armas que se utilizaban en la guerra. Pero cuando los hombres regresaron se obligó a dejar estos trabajos remunerados y volver a su antiguo rol de ama de casa. El balance del trabajo femenino durante la segunda guerra mundial fue muy negativo, ya que además de las más de 30.000 mujeres muertas en accidentes laborales y las casi 200.000 que sufrieron algún tipo de herida o lesión, también hay que contar que cobraron menos que los hombres a los que sustituían, sufrieron acosos sexuales, desprecios machistas y sus familias fueron desatendidas.

rosewillmonroe

“Rosie la remachadora” fue una mujer real: Rose Will Monroe, una trabajadora de Ford en la fábrica Ypsilanti, en Detroit, encargada de remachar en una cadena de montaje que fabricaba los bombarderos B-24 Liberator. Gracias a un casting que se hizo en la planta donde trabajaba fue elegida para poner su rostro en videos promocionales, y se convirtió en la protagonista de una película que animaba a las mujeres a incorporarse al mundo laboral e incentivar la compra de bonos de guerra. Incluso el artista Norman Rockwell le dedicó una ilustración para la portada de The Saturday Evening Post donde aparecía con la bandera estadounidense de fondo y pisando un ejemplar de Mein Kampf de Hitler.

rosietheriveter

 

La cultura Pop ha realizado innumerables homenajes a esta imagen, como la cantante Pink que la incluye en el videoclip de su canción Raise your Glass, al igual que lo hizo Christina Aguilera en Candyman, también Marge Simpson fue ilustrada con el pañuelo de Rosie la remachadora en la portada de la revista Utne, o Beyocé que se retrató del mismo estilo para su cuenta de Instagram.

 

Cuando una imagen de reivindicación entra a formar parte de la cultura pop su mensaje se desvirtúa dando lugar a otro totalmente diferente. Un cartel que nació para pedir más sacrificio a sus trabajadoras y que, posteriormente, dio lugar a reivindicación feminista, ¿qué valores transmite a la sociedad actual?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s