El universo colorido y divertido de Pipilotti Rist

Elisabeth Charlotte Rist es una videoartista suiza que nació en 1962. Su obra destaca por sus colores y por utilizar un lenguaje visual similar al de la industria de la comunicación de masas, pero con contenidos críticos. Por eso mismo es entendible para el gran público, ya que sus colores saturados dan una sensación de alegría y diversión, acompañado de felicidad y sencillez.

nstalación de Pipilotti Rist, Pixelwald (Pixelforest), 2016
Instalación de Pipilotti Rist, Pixelwald (Pixelforest), 2016

Debe su nombre a un apodo familiar derivado de Pipi Langstrump, a quien admiraba cuando era pequeña por su imaginación, rebeldía y fuerza sobrehumana. Pero de ella no sólo heredó su nombre, sino también el espíritu libre, crítico y gamberro.

Pipilotti Rist, Closet Circuit, 2000
Pipilotti Rist, Closet Circuit, 2000

La mayoría de sus trabajos son videos y videoinstalaciones donde la música tiene una gran importancia, aunque también trabaja la escultura, poesía, arquitectura y urbanismo. En la mayoría de sus obras aparece ella misma, y una amiga suya, actriz y bailarina, Ewelina Guzik. Son tan complicadas técnicamente, que por eso trabaja con un gran equipo de profesionales. Sus mayores influencias las recibe del grupo Fluxus y del Pop Art, como por ejemplo de artistas como Warhol, Yoko Ono o Nam June Paik.

“Nuestros ojos son cámaras accionadas con sangre”.

Pipilotti Rist estudió Arte Comercial, Ilustración y Fotografía en el Instituto de Artes Aplicadas de Viena. Allí realizó sus primeros vídeos en Súper8. Mientras trabajaba como diseñadora gráfica en Suiza, entre 1980 y 1985, se unió a la banda post-punk Les Reines Prochaines, para quien hizo sus primeros vídeos donde exploraba la voz y el cuerpo femenino, mezclando la música Rock con la manipulación electrónica.

Sus videoinstalaciones poseen una estética propia, que se basa en la televisión y los anuncios, pero también en obras feministas de los años setenta como las de Cindy Sherman, Judy Chicago, Adrian Piper, Mary Kelly o Suzanne Lacy. Muchos críticos consideran que esta obra más temprana está relacionada con la MTV, algo con lo que ella no está de acuerdo, ya que por aquel entonces todavía no existía el canal televisivo, y sus influencias vienen son más tempranas.

En muchas ocasiones, Rist, utiliza la obra de otros artistas o bien para trabajar con ellos o para reinterpretarla. Su primer vídeo conocido es I’m not the Girl Who Misses Much (1986), en el cual, a partir del tema de The Beatles Happines is a Warm Gun, baila ante la cámara ataviada con un vestido negro y con el pecho descubierto, en imágenes monocromáticas y difusas, como de mala calidad. Este vídeo lo hizo a modo de terapia después de una ruptura amorosa.

 

En Pickelporno (1992) trabaja sobre el cuerpo femenino y su excitación sexual, a través de un objetivo Ojo de Pez se acerca al cuerpo de una pareja. Para ello utiliza colores intensos con imágenes que son percibidas por el espectador de una manera extraña, sensual y ambigua. Es una visión para las mujeres, ya que su gran belleza ataca los estereotipos, pero sin necesidad de atacar ni enfrentarse a lo masculino.

 

Una actriz que pasea alegremente por la calle va armada con una flor gigante con la que destroza las lunas de los coches que están aparcados, mientras una policía que pasa por su lado le saluda amablemente. Este vídeo, Ever is Over All (1997), fue comprado para la colección del MoMA, y con ella participó en la Bienal de Venecia, y así logró el Premio a la Mejor Artista Joven.

Este vídeo es tan importante para el arte contemporáneo actual, que fue homenajeado por Beyoncé en el videoclip de su canción Hold Up.

“Decidí que mi trabajo debía dar esperanza, aunque sin ignorar el dolor, la melancolía y el miedo”.

Rist expone un discurso sutilmente feminista, proponiendo una visión de la mujer alejada de fanatismo. Cree que todavía hay posibilidad de encontrar nuevas proposiciones que permitan romper antiguos códigos. Trabaja con el cuerpo humano, pero sin clases sociales, ni género ni tiempo.

Los dieciséis vídeos de 1 minuto de duración de su obra Open My Glade (2000) fueron proyectados en la pantalla más grande Times Square.

Stir Heart, Rinse Heart (2003) es una instalación multicanal que le fue encargada por parte del Museo de Arte Moderno de San Francisco, realizada con objetos cotidianos que cuelgan del techo y actúan como pantallas de proyección. Pipilotti consigue mostrar belleza donde normalmente encontramos fealdad.

En 2005, coincidiendo con su exposición en el MUSAC de León publicó un disco con los temas de sus videocreaciones.

En frente del Centro Pompidou de París se proyectó al aire libre A la Belle Étoile (2007), y aparecían nubes, fuegos artificiales y la propia artista.

En el año 2008 realizó una instalación en el MoMA, Put Your Body Out, transformando el atrio del segundo piso en un mundo lleno de flores de colores.

La propuesta de esta artista es la de desafiar la percepción del cuerpo humano y sus patrones asignados socialmente. Para ello rompe las barreras físicas, los espacios interpersonales, pero no para transmitir dolor o desesperación, sino dar ánimo y alegría.

El crítico norteamericano Peter Schjeldahl dice de ella que no “resuelve los problemas del arte contemporáneo. Hace que te olvides de ellos”.

“El arte tiene la tarea de contribuir en la evolución, para animar la mente, para garantizar una visión separada de los cambios sociales, para evocar energías positivas, para crear sensualidad, conciliar el instinto y la razón, para investigar las posibilidades y destruir los clichés y los prejuicios”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s