CARAVAGGIO, EL PINTOR TENEBRISTA

Tal día como hoy, hace 445 años (ahí es nada), nació en Milán Caravaggio, pintor y uno de los grandes exponentes de la pintura del Barroco. A pesar de su corta trayectoria (falleció a los 39 años), Caravaggio es considerado como el precursor de lo que la historiografía denomina como tenebrismo en la pintura. Autor de muchas obras de temas variados, llamó la atención en la época, para bien o para mal, por la crudeza y realidad con las que retrataba cada una de las ideas que plasmaban sus lienzos.

Michelangelo Merisi da Caravaggio, nacido en Milán, provenía de una familia asentada formada por su padre, Fermo Merisi, que trabajaba como arquitecto, y su madre, Lucía Aratori, de familia noble. Tras la peste que azotó Milán en 1576, decidieron formar una nueva vida en la ciudad de Caravaggio (en la provincia de Bérgamo, perteneciente a Lombardía), de donde Michelangelo tomaría su nombre más adelante y donde su padre trabajaría como administrador y arquitecto del marqués de Caravaggio. Gracias a esto, la familia pudo moverse entre los mejores círculos y tener contacto con las familias nobles más famosas como los Colonna y Sforza, importantes mecenas de la época al igual que lo fueron los Médici. Todo ello le abrió varias puertas, por lo que comenzó a ser aprendiz del pintor manierista Simone Peterzano, quien fuera discípulo de Tiziano. Durante su estancia en Milán, fue un gran admirador del arte milanés, del que valoraba ”la simplicidad y la atención al detalle naturalista”, algo que terminaría siendo los dos pilares fundamentales de su obra.

Pero aún no había llegado el culmen de su triunfo. Fue en 1592 cuando viajó a Roma y contactó con Giuseppe Cesari, pintor de cámara del papa Clemente VIII. Entró en su taller y gracias a esta oportunidad comenzó por realizar sus primeras obras como Muchacho cogiendo fruta o Baco.

Su realismo y naturalidad llamaron la atención de la iglesia en plena Contrarreforma, quienes necesitaban adornar sus nuevos templos católicos, por lo que le fueron encargadas varias obras. Aquí damos con dos de las obras más famosas del pintor, las cuales decoraron la Capilla Contarelli en la iglesia de San Luis de los Franceses: La vocación de San Mateo y El martirio de San Mateo. Fue aquí donde hizo profunda gala de lo que se conocería como tenebrismo, a veces considerado como una técnica pictórica. Consiste en un pronunciado claroscuro que se consigue a partir del contraste de luces proyectados sobre los diferentes elementos de una obra, otorgando más luz a unos que otros. Es como si un potente foco de luz iluminara la escena, con un aspecto muy teatral.

K43692CARAVAG 1
La vocación de San Mateo

Estos dos encargos y otros que estaban por llegar hicieron de él un maestro del arte religioso italiano. No obstante y como todo artista que se precie, siempre hay unos detractores. Muchos encontraban en él a un pintor vulgar, caracterizado por lo que consideraban una falta de decoro muy aguda a la hora de representar ciertos temas religiosos, como los martirios. Lo cierto es que si por algo se caracterizan sus obras es por la crudeza y violencia que se ven en sus cuadros pero, seamos claros, son temas violentos ya de por sí segun la historia que cuentan, y Caravaggio hacía gala de su naturalismo, por lo que los representaba tal y como habrían sucedido en el mundo real: asesinatos, torturas, decapitaciones… todo tenía cabida en su imaginario, visto como demasiado explícito y dramático, algo que la doctrina católica veía sin sentido.

Por otra parte, Caravaggio también realizó obras de carácter profano que demostraban la facilidad que tenía el pintor a la hora de plasmar algunas posturas para sus personajes, incluso la exprexión de los mismos. Aquí destacan El triunfo del amor, encargada por el mecenas y aristócrata Vincenzo Giustiniani, y la cabeza de Medusa.

Tras una vida problemática con algunos episodios en los que se vio implicado y que afectaron profundamente a su nombre, Caravaggio tuvo que huir al exilio, pasando por Nápoles, Malta y Sicilia, donde aún realizó trabajos importantes. En cuanto a su muerte, hay muchos interrogantes. En el verano de 1610, volvió a Roma para ser indultado, hecho que consiguió, pero poco después, el 28 de julio se anunció su muerte. No obstante, la fecha oficial que se suele considerar es el 18 de julio, fecha dada por un poeta íntimo amigo del pintor. Según él, Caravaggio habría muerto de una fiebre en Porto Ércole, muy cerca de la Toscana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s