Tres Gatos, Franz Marc, 1913

Breve historia de la animalística

La animalística es la representación artística de animales. Un mundo muy extenso que va desde la imagen única (un retrato del animal), la figura central o la secundaria hasta su recuerdo sentimental. De hecho, el caballo es el más representado tanto en retratos ecuestres como en pinturas de caza. Pero también se figuran animales míticos como el Pegaso, centauros, sirenas o Lamassus; o animales imaginarios como lo que realizada El Bosco.

Dentro de la Historia del Arte, el animalístico es el tema más antiguo. Ya desde el arte rupestre aparecen representaciones zoomorfas en las paredes de las cuevas.

También en Egipto es muy frecuente, ya que mucha de la iconografía de los dioses responde a animales como halcones, serpientes, cocodrilos, gatos o bueyes. Es más, el gato llegó a ser venerado en la cultura egipcia, donde se han llegado a encontrar sarcófagos decorados para estos animales.

 

En Grecia, la representación humana era el tema central. Sin embargo, aparecen muchos caballos esculpidos en frontones, por ejemplo.

Asimismo, en Roma, Luperca era una loba que alimentó a Rómulo y Remo, los fundadores de la ciudad.

400px-0_lupa_capitolina_2
Loba capitolina Se utilizó como símbolo de Roma. Los niños se añadieron en el Renacimiento.

En India, el aspecto zoomorfo es lo más importante para la representación de los dioses de la religión hinduista.

 

La iconografía cristiana llegó en la Edad Media con figuras de animales para los conceptos religiosos, como el cordero místico para referirse a Cristo o la paloma para el Espíritu Santo.

 

El arte románico se redujo, casi en su totalidad, a la arquitectura, dejando en los capiteles la representación naturalista de la realidad. Capiteles que se utilizaban para adoctrinar, y donde los animales se tallaban en función de las cualidades que se les atribuía, como a la serpiente el mal.

Capitel de Teza de Losa, Burgos

Con el Gótico, se establece la relación del arte con la imitación de la naturaleza, idea que se intensificó en el Renacimiento, con la llegada de animales exóticos a Europa, o las representaciones reales y fantásticas de El Bosco

El Rinoceronte, Durero, 1515
El Rinoceronte, Durero, 1515
Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa, Jan van Eyck, 1434
Detalle de Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa

 

El artista más destacado de este momento fue Leonardo Da Vinci, amante de los animales: vegetariano que compraba pájaros en el mercado para liberarlos posteriormente.

La Dama del Armiño, Leonardo Da Vinci, 1489–1490
La Dama del Armiño, Leonardo Da Vinci, 1489–1490

La corriente manierista utilizaba los animales como elemento de distracción de los motivos principales.

El lavatorio, Tintoretto, 1548 - 1549
El lavatorio, Tintoretto, 1548 – 1549

 

En el Barroco, la representación animal se limitaba a los bodegones y escenas de caza, pero también al urbanismo.

Es en el Romanticismo cuando la representación de los animales empieza a adquirir valor propio como tema pictórico.

 

Edwin Landseer merece un espacio destacado dentro de este breve recorrido histórico ya que, como amante de los animales, realizaba pinturas de perros rescatando niños del agua.

Saved, Edwin Landseer, 1856
Salvada, Edwin Landseer, 1856

También William Turner tenía una relación especial con ellos, esta vez con los felinos, llegando a desgarrar uno de sus cuadros para hacer una gatera.

Estudio de un gato durmiendo, William Turner, 1796- 1797
Estudio de un gato durmiendo, William Turner, 1796- 1797

 

En el Expresionismo Alemán también destaca un nombre, el de Franz Marc, considerado como el pintor de los animales y que abogaba por la “animalización del arte”.

 

En las Vanguardias, la representación animal tiene una gran importancia, como en el Modernismo, donde predominan las formas ondulantes de la naturaleza, y sobresalen los animales como el pavo real o la libélula.

 

Pablo Picasso estaba obsesionado con los toros, sobre todo con la tauromaquia, obcecación que crece durante su exilio en Francia. La iconografía taurina se muestra en gran parte de su obra, incluso utilizado como simbología a través de la figura del minotauro. Picasso se identificaba con el toro que cornea al caballo, ya que “como la persona enamorada, que, sin querer, causa sufrimiento a la persona a la que ama”.

Minotauromaquia, Pablo Picasso, 1935

También tenía una relación estrecha con los animales el pintor Salvador Dalí, que los utilizaba en sus obras como portadores de simbología, por ejemplo: el caracol significaba la dualidad, la hormiga la muerte, el saltamontes el miedo, el caballo el poder y la fuerza, y la mariposa la trasformación. Además, el artista puso de moda entre la alta sociedad parisina tener como mascota un oso hormiguero.

 

En el arte contemporáneo persisten las representaciones de los animales, como se puede ver en las inmediaciones del Museo Guggenheim de Bilbao.

 

Sin embargo, el trato con los animales dentro del mundo del arte no siempre es tan amable. Partiendo de la base de los materiales utilizados, para la realización de los pigmentos purpuras se utilizaba mucosa de caracol, y para el rojo carmín cochinilla triturada, o para los propios pinceles el pelo de animales.

Además, sobre todo para la realización de performances, artistas como Guillermo Vargas Habacuc maltrataron animales para la conceptualización de sus obras. En este caso, el artista, ató a un perro callejero con una cuerda corta y lo dejó morir de inanición dentro de una galería de arte, a la vista del público. También Joseph Beuys utilizó una liebre muerta para su obra Cómo explicar los cuadros a una liebre muerta, o Jannis Kounellis expuso doce caballos vivos en una galería de Roma.

La esperanza llega con Banksy, que, en su ánimo de concienciar a una sociedad despreocupada, alquiló un camión de ganado y recorrió con él las calles de Nueva York, sustituyendo los animales reales por otros de trapo que gritaban por su trágico destino.

 

Lo que está claro es que el arte es una representación de la sociedad y de su conciencia, y una sociedad que respeta a los animales se ve representada en un arte que no maltrata ni abusa de los animales. Pero seamos realistas, hasta que eso llegue queda un largo camino por recorrer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s