Robert Frank. La Humanidad del Momento

Robert Frank, Wayne Mille
Robert Frank, Wayne Mille

El 9 de noviembre de 1924 nacía en Zúrich el fotógrafo Robert Frank, en el seno de una familia rica judía. En 1947, durante la Segunda Guerra Mundial, emigró a Estados Unidos en busca de un ambiente más vivo ya que “no quería formar parte de la pequeña Suiza”.

Robert Frank, Richard Avedon
Robert Frank, Richard Avedon

Su primer empleo fue como fotógrafo de moda para la revista Harper’s Bazaar, y entre los años 1948 y 1951 viajó realizando reportajes fotográficos por Bolivia y Perú, y por Francia e Inglaterra pasando por España (Valencia en 1951 y las Islas Baleares entre 1950 y 1951). Un hecho curioso es que su hijo Pablo nació en Valencia, y como no tenían dinero para pagar el Hotel El Sol, dejaron como intercambio unas fotografías de Robert Frank, imágenes que nunca volvieron a aparecer. Fue en estos viajes cuando empezó a matizar su nuevo estilo: tranquilo, lento y silencioso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Frank no buscaba el instante decisivo, como Cartier- Bresson, si no que capturaba los momentos menos importantes pero que hablaban con más claridad de la vida interior, aquello de lo que no se suele hablar.

1950 fue un año importante para este fotógrafo ya que, después de conocer a Edward Steichen, participó en la exposición 51 American Photographer en el MoMA; y, además, se casó con la pintora Mary Lockspeiser (que acabó adoptando el apellido de su marido). Sin embargo, comenzó a ver el país como un lugar triste y solitario, donde el dinero tenía un valor demasiado importante.

Gracias a una beca concedida por primera vez a un fotógrafo europeo por la Fundación Salomon Guggenheim a través de un informe de Walker Ewans, a quien Robert Frank admiraba desde sus inicios en la profesión. Con el dinero recibido realizó un viaje por Norteamerica, y fruto de ello surgió su primera serie fotográfica Les Americans. Llevó a su familia de viaje durante dos años y realizó 28.000 imágenes, de las cuales solo seleccionó 83. Al volver, en 1957, conoció a Jack Kerouac, escritor de la Generación Beat, que escribió el prólogo del libro que se publicó en 1958 en París y un año más tarde en Nueva York.

The Americans muestra la soledad y la alienación de un país, sus tensiones sociales y raciales que están bajo la apariencia de un país satisfecho donde los jóvenes, desengañados con la sociedad de consumo, no respondían a la imagen que se les ofrecía del “sueño americano”.

“No hice The Americans con la intención de fijar una posición moral. Esas fotos hablaban por sí solas de la ansiedad y la miseria de la gente de la periferia social, del blanco y el negro, de una desesperación a veces evidente y otras no”.

Influido por el periodo de posguerra, estas imágenes reciben una visión escéptica y fresca de la sociedad estadounidense desde el punto de vista de un extranjero. No obstante, este trabajo fue muy mal recibido por la crítica, considerándolo como un “ataque a Estados Unidos” y a él un “antiamericano”. Evidentemente, quienes sí recibieron este trabajo como su Biblia fueron los integrantes de la Generación Beat, un fenómeno cultural que rechazaba los valores clásicos de Estados unidos a través del uso de drogas, la libertad sexual y el estudio de la filosofía oriental. Estos dejaron su legado y fueron de gran influencia para la cultura hippie.

Durante su estancia en Nueva York fue vecino de Willem Kooning, pintor del Expresionismo Abstracto. Grupo con quien congenió muy bien, ya que todos buscaban la pureza primitiva y tenían una manera de trabajar alejada de esnobismos y de la perfección tradicional, asumiendo el error como parte esencial de la obra.

En 1972 vuelve a publicar otro libro, The Lines Of My Hand,fotografías personales descritas como “autobiografía visual”. Aparentemente es un trabajo descuidado, pero el resultado está alejado del documental y, a la vez, cerca de la poesía que reflexiona sobre el acto creativo.

Para esa época, Frank estaba realizando películas, como por ejemplo Pull My Daisy (1959) escrita por Kerouac. En 1972 realizó un documental sobre los Rolling Stones, Cocksucker Blues, donde mostraba al grupo durante la gira que realizó ese año y su abuso de las drogas o el sexo. Supo capturar fielmente la soledad y la desesperación de la vida en la carretera. De hecho, Mick Jagger le llegó a decir: “Es una jodida buena película, Robert, pero si se muestra en América nunca más nos permitirán entrar en el país”. Este trabajo llevó a conflictos judiciales entre el grupo y el fotógrafo por los derechos de autor y de reproducción.

Las fotografías de Roebrt Frank manifiestan inmediatez, énfasis en el punto de vista y la búsqueda de significados inesperados a través de la yuxtaposición de objetos.

En 1974, su hija Andrea muere en un accidente aéreo, y poco antes su hijo había sido diagnosticado con esquizofrenia. A partir d este momento sus fotografías muestran el impacto de la pérdida de su hija y la lucha de su hijo contra su enfermedad. En 1995 creó la Fundación Andrea Frank que facilitaba préstamos a artistas.

Sick of Goodby’s, Robert Frank, 1974
Sick of Goodby’s, Robert Frank, 1974

Su trabajo actual es muy diverso, y entre todo esto destaca su producción de videoclips para grupos como New Order o la cantante Patti Smith.

La mayoría de mis fotografías son de gente vista de un modo muy simple, como a través de los ojos del hombre de la calle. Eso es algo que la fotografía debe contener: la humanidad del momento”.

2 comentarios en “Robert Frank. La Humanidad del Momento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s