Brilla el sol.

El próximo domingo se celebra el Día Universal del Niño y es que La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó el 20 de Noviembre de 1959 los Derechos del Niño y declaró dicho día como el Día Universal del Niño. En este día nos acordamos de todos los niños pero sobre todo de aquellos que están más desfavorecidos y que por desgracia no tienen una digna infancia. Con la publicación de este post me gustaría rendir homenaje sobre todo a ellos pero también en general a todos los niños y niñas del mundo y como no a la Infancia, esa etapa en la que todo es de verdad.

BRILLA EL SOL.

Para ti, mi preciosa Aitana, por ser la manera que tiene el mundo de decirme lo bonita que es la vida. Gracias.

Las personas que amamos el arte, vemos a éste como aquel imprescindible en la vida, como la luz en los días oscuros, como el amor, la cura para muchas enfermedades, la eterna felicidad, la alegría, los sueños, la belleza, la verdad, etc. Y así es como se ve también la infancia y los niños. Creo firmemente que el arte y la infancia son como dos gotas de agua y que de juntarlas el mundo podría ser mucho más maravilloso.

Decía Pablo Picasso, “Todos los niños nacen artistas. El problema es cómo seguir siendo artistas cuando crecen.” Crecer, qué momento más malo. Nos apresuramos en que todo llegue de un momento para otro, en ser adultos y no sabemos que lo mejor que nos podría haber pasado en la vida es seguir siendo el eterno Peter Pan.

(En relación a la frase de Picasso, debo deciros que yo tengo mi propia artista y que ésta es la autora del dibujo que da imagen a este relato)

fffffffffffffffff

Al comienzo de este post comparaba el arte con la infancia, y como muestra y ejemplo de ello me gustaría mencionar varias películas y lecturas donde los protagonistas infantiles nos enseñan una lección de vida.

    • El diario de Ana Frank. Se trata de una edición de los diarios personales escritos por Ana Frank, una niña de tan solo 13 años, donde relata los dos años en los que ella y su familia, de origen judío permanecieron ocultos de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Pese a su madurez acelerada, la ternura invade los relatos que ofrece en su diario.
    • La noche soñada. Es una novela de Máxim Huerta publicada en 2014 donde se relata la historia del pequeño Justo, el benjamín de la familia Brightman, que hará todo lo que esté en su mano por cambiar el destino de los suyos. Justo nos cuenta su dura infancia, en donde tiene que hacer frente a situaciones poco comunes para alguien de su edad.
    • My Girl (1991). ¿Quién no recuerda la entrañable inocencia con la que Thomas y Veda se dan su primer beso? Este film nos presenta la amistad entre dos niños, que nos recuerda lo bonito que es querer de verdad.                                                          El primer beso.
  • Lo Imposible (2012). En esta bonita historia de amor y supervivencia, los tres hijos del matrimonio formado por María y Henry toman un papel esencial en el relato del film. Los dos pequeños nos enseñan lo importante que es ver la vida a través de los ojos de la infancia, y Lucas el hermano mayor que pese a representar el paso de la niñez a la juventud y la pérdida de la inocencia, nos enseña que la esperanza no hay que perderla nunca.
  • Billy Elliot (2000). El protagonista de este film con tan solo 11 años, lucha contra viento y marea para perseguir su sueño, teniendo que soportar los prejuicios de los adultos y sobre todo de su padre.

Las tres siguientes, son la mayor muestra de la inocencia y del amor incondicional que tienen los niños. Son sin duda mis favoritas.

    • Up (2009). Esta película de Pixar relata la historia en la que Russell, un niño alegre, divertido, feliz y muy inocente llega a la vida de un viudo gruñón, para volver a hacerle ver que la vida merece la pena y devolverle la sonrisa. El film también nos representa la inocencia del amor en la infancia, cuando Carl y Ellie se conocen de niños. upupandup43-550x412
    • La Vida es Bella (1997). Tras una serie de sucesos Guido, Dora y el hijo de ambos, Josué, terminan en un campo de concentración enfrentándose a la triste realidad de la Europa de la Segunda Guerra Mundial. Guido le hace ver a su pequeño que todo aquello es un juego y gracias a su bendita inocencia, Josué acaba creyéndolo.  Buenos días princesa.
  • El niño con el pijama de rayas. Fue una novela publicada en 2006 por John Boyne, que en 2008 llegó a los cines. Creo firmemente que esta historia son los verdaderos ojos de la inocencia. El film refleja la amistad de dos niños inocentes y que nada saben del mundo que les rodean, uno de ellos es judío, mientras que el otro es hijo de un alemán que trabaja en el campo de exterminio de Auschwitz.pijama_rayas

Creo firmemente que pese a ser adultos debemos seguir teniendo alma de niño, que debemos aprender a diario de los pequeños locos que conquistan con sonrisas verdaderas llenas de inocencia. El mundo necesita, y mas hoy, que todo sea de verdad, pero verdad verdadera, de esa que es de niño. Necesitamos sentir como sienten ellos. Tomarnos la vida como si de un juego se tratara, no dejar de creer en los finales felices, dejar de lado los prejuicios y apostar por lo que verdaderamente queremos.

En definitiva, vivir en un eterno verano donde el sol brilla cada día más, porque aunque esté diluviando si un niño quiere, si un niño sonríe, si un niño acaricia, si un niño sueña, si un niño vive, el sol puede brillar.

“Quién diría que algún día extrañaríamos la infancia, si nuestro mayor deseo era crecer.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s