ABEL AZCONA. EL TABÚ COMO PERFORMANCE

Un artista cómodo no me vale, no es contemporáneo, no es nada.

Abel Azcona es un artista especializado en el desarrollo de performance y arte de acción. Víctima de una infancia muy complicada, desde muy pequeño se sintió muy atraído por el mundo del teatro y el arte. Su primera performance la realizó en Pamplona, su ciudad de origen, cuando apenas contaba con 16 años. Esta acción que realizó en la calle muchos la consideraron como la actuación de un joven con un principio de brote psiquiátrico pero, afortunadamente, una persona supo identificar cual era la intención de aquel joven estudiante: estaba realizando una performance. Desde entonces, y con el paso de los años, Abel se ha convertido en uno de los artistas más destacados del panorama nacional con una gran proyección internacional aunque este país lo haya intentado hundir en varias ocasiones.

Su obra, en su mayoría, es autobiográfica y personal. Invita al espectador a compartir su experiencia, de forma que éste se convierta a su vez en un performer de su mundo interno. Así consigue un vínculo muy íntimo entre el artista-espectador, haciéndole partícipe de su propia obra.

Aunque su producción artística sea muy extensa y variada tocando diferentes temas, nos vamos a centrar en algunos de los más polémicos, los que generaron más incomodidad e incredulidad ante esta casposa e hipócrita sociedad en la que, a día de hoy, siglo XXI, aún nos encontramos.

The Shadow

Este proyecto llevado a cabo entre el 2015 y 2016 reúne fotografías, una instalación y una performance. En él se presentan treinta casos de abusos a menores que hoy en día ya son adultos. Las fotografías representan cada uno de los casos, mientras que una simulación de un parque infantil ocupa gran parte del espacio expositivo. En uno de sus columpios se sienta Azcona, mientras que en el otro invita al espectador a unirse a él para así poder contarle las experiencias de cada una de las víctimas.

Con esta performance se busca denunciar la constante presencia de la pederastia en nuestra sociedad. Unos casos en los que, y sin que sirva de precedente, más del 30% de ellos tenía involucrados a la Iglesia.

the-shadow

Eating a Koran

Una de las más controvertidas, llegó a recibir amenazas anónimas por su performance comiendo las páginas de un Corán. El proyecto también incluye videoarte, y durante seis horas ininterrumpidas se come el susodicho libro, criticando así el fundamentalismo de las religiones, las cuales buscan alimentarnos de ficción, mentiras y miedo.

koran

Respecto a la respuesta que obtuvo la obra, Abel fue claro:

Creo en la libertad de expresión, la provocación y la libertad artística para expresarme libremente y seguiré haciéndolo hoy, mañana y siempre. Creo en el arte como herramienta crítica y muy importante para crear debate sobre la política de identidad. Desde que empecé a utilizar el arte como herramienta de expresión acepto las críticas pero no van a cambiar en ningún momento mi forma de pensar y de trabajar, es más las amenazas me aclaran mi camino, y sé que estoy en el correcto. por eso seguiré utilizando el arte como arma crítica para quien quiera sentirlo y escucharlo.

Amén

La performance que más quebraderos de cabeza le ocasionó: Con la iglesia hemos topado. Esta obra fue muy polémica porque en ella Abel formaba la palabra ”Pederastia” con varias hostias consagradas. Todas ellas fueron obtenidas a partir de 248 eucaristías a las que el propio Azcona acudió para así luego ser utilizadas en el proyecto. Todo ese proceso también fue grabado y fotografiado y conforma el resto de la obra.

Esta pieza podríamos considerarla como su ”performance total” porque fue la que causó más revuelo e indignación en la iglesia, llegando al punto de ir a juicio por ello. Finalmente, la obra fue vendida por 285.000€, que fueron donados a dos ONG de protección a la infancia.

pederastiped

Il Sacrificio

Realizada en Palermo, durante horas el propio Azcona se sitúa en la instalación con una soga al cuello y los ojos vendados. Con esta performance se denuncia la situación en la que tienen que vivir millones de personas por su condición, quienes son torturados, arrestados o asesinados. El espectador podía ver en directo el proceso, hasta que el artista caía.

sacrifrisacri

Otras obras destacables como Empathy and Prostitution, Confinement in Search Of Identity o Biological Meeting conforman sus proyectos.

prosti.png
Empathy and Prostitution
confinem
Confinement in Search Of Identity
confi
Confinement in Search Of Identity
biologi
Biological Meeting
biol
Biological Meeting

Abel Azcona es un claro ejemplo del arte como medio crítico de divulgación y expresión. Sus performance son conocidas en muchos lugares y su trabajo dejará un legado importante en el ámbito del arte de acción. También cabe destacar que si sus performance ”incomodan” tanto a algunos sectores de la sociedad es porque lo está haciendo bien. Ser crítico y directo con los problemas actuales es algo que se está convirtiendo casi en delito, pero a pesar de ello Abel no retrocede y continúa con su arte, por la libertad de expresión, por nosotros.

Nota: tenéis la ventaja de que Abel es un artista muy activo en las redes sociales, por lo que podéis seguir su trabajo a través de ellas.

Facebook: Abel Azcona

Twitter: @abelazcona

Instagram: @abelazcona

Fuentes

JotDown

Plataformadeartecontemporaneo.com

Instagram y Facebook

Un comentario en “ABEL AZCONA. EL TABÚ COMO PERFORMANCE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s