Seguir la pose de Yolanda Domínguez

“No necesitamos más objetos, necesitamos experiencias que conecten a las personas. Yo quiero generar sinergias y campos de acción: no para hacer soñar al espectador sino para despertar del sueño”.

Es difícil escribir sobre Yolanda Domínguez, pero no porque su obra sea complicada, sino porque con una trayectoria que empieza hace menos de 10 años ya te ves obligada a resumir y a dejar atrás parte de sus acciones, no porque no sean interesantes sino porque han tenido menos (que no poca) repercusión.

bgzedjkq

La producción de esta artista madrileña se basa en living, un derivado de la performance donde el espectador es partícipe sin llegar a ser completamente consciente: a través de la ironía y el humor, crea situaciones que involucran al espectador para despertar su conciencia social.

Formada en Bellas Artes por la Universidad Complutense, con un Máster en Arte y Nuevas Tecnologías y otro en fotografía, es una Artista Activista: crea experiencias que se insertan en la vida cotidiana, con temáticas sociales, de género y consumo, siempre desde el punto de vista del humor.

“Cuando estudiaba Bellas Artes empecé a preguntarme… Yolanda, ¿por qué pintas mujeres desnudas y recostadas todo el tiempo? Fue entonces cuando empecé a interesarme no sólo por la estética de las imágenes sino por cómo funcionan y cuál es su influencia en el que mira”.

El público es el protagonista de sus obras, ella solo se considera una mediadora entre la idea y la ejecución. Utiliza métodos de trabajo parecidos a los que se utilizan en el marketing, como el efecto viral. De hecho, el discurso de sus living encuentran difusión en los propios medios que critica, como las revistas de moda, por ejemplo. En muchas ocasiones, sus acciones son respuestas a hechos acontecidos que repercuten, aunque no nos demos cuenta, en nuestro día a día. Y Yolanda se encarga de hacérnoslo visible.

Todo empezó en 2009, con Princesas 2.8: La mujer ha sido representada en el arte en situación de esperar, observar, sin expresión, sin vida, a través de títulos como “Mujer en la ventana”, “Mujer en el sofá” … Y si eso fuera poco, en los cuentos siempre son rescatadas. Por eso, Yolanda organizó una serie de seis acciones en el espacio urbano con seis actrices que encarnaban a las princesas de los cuentos clásicos y que vendían, a modo de mercadillo, los objetos característicos de cada cuento (espejos, manzanas, una rueca, etc.) para empezar una nueva vida. Una nueva vida es la que le esperaba a la artista que no pararía de llamar la atención de todo el mundo (quisiera o no) gracias a sus acciones.

Y hablando de comprar y vender, en Pido para un Chanel, Yolanda trata la adicción a las compras que se da, sobre todo, en países desarrollados y que afecta (o eso nos quieren hacer entender) a las mujeres. Por eso, una chica joven que parece ser de clase alta, por su elegancia y su ropa de marca, pasa por delante del escaparate de esta conocida marca y, al ver que lo que quiere no se lo puede permitir, comienza a pedir limosna en la puerta de la tienda con un cartón que ha escrito con su barra de labios. Lo curioso de la acción no es solo el hecho de una persona pidiendo dinero para un producto de lujo, si no las reacciones de la gente que pasa: hay quien, incluso, le llega a dar dinero.

En este mismo año, en 2010, llega el momento en que Yolanda Domínguez comienza a ser conocida. Con una pequeña alusión a la obra de Cindy Sherman, crea el blog de Katy Salinas: una mujer divorciada de 65 años, sin vida social y obsesionada con la belleza que sigue escrupulosamente todos los “trucos” estéticos: no sonreír, no tomar el sol, etc. A través de esta personificación, Domínguez critica el culto a la belleza de la sociedad capitalista, y sobre todo de la mujer. Además, pone en evidencia cómo los mensajes de los medios de comunicación influyen en nosotros.

“Hola, soy Katy Salinas, tengo 65 años, pero no aparento más de 25 gracias a mis cuidados diarios con los que he conseguido permanecer joven y bella”

Este living tuvo un final feliz, ya que la gente comenzó a ponerse en contacto con ella, con Katy, para animarle a ser feliz dejando de lado esa vida tan esclava y proponiéndole que sonriera, disfrutara, amara y, sobre todo, viviera.

“La moda es una nueva religión, tiene mucho poder y cumple una función de generar una jerarquía social”

editorialesmoda

7-9

En 2011 llega un punto de inflexión para la carrera de Yolanda con Poses: una acción colaborativa donde la artista proponía a mujeres que le mandaran fotos imitando los anuncios publicitarios. Un grupo de lo que hoy se denominan “mujeres reales” trasladaron a la vida cotidiana esas posturas artificiales y ridículas de las imágenes publicitarias, donde ellas son, en su mayoría víctimas. Estas imágenes en los medios son un referente para las mujeres que las consumen.

 

En 2013, y como respuesta a una campaña publicitaria de Chanel para primavera/verano creada por Karl Lagerferl, quien realizó unas declaraciones acerca de la “gente común”, llegó Poses Nº5, una secuela de la anterior. Yolanda Domínguez animó a esa gente común de todas las partes del mundo a imitar las posiciones absurdas de las modelos en esa campaña bajo la consigna: “Estamos aquí y no nos gustan los modelos absurdos que nos imponéis, no nos identifican y no nos representan”.

poseschanel

Esta acción tuvo una gran repercusión, primero por la página creada para el living strikethepose.com , una plataforma donde pone ejemplos para imitar y compartir en las redes sociales. Además, el vídeo estuvo 10 semanas en el top de los mejores vídeos de moda. Y, por si fuera poco, se habló de todo este movimiento en los medios de comunicación como el Programa de Verano, pero también en el programa de televisión alemán Die Büllent Ceylan Show.

 

A partir de aquí sus acciones surgirán como respuesta a hechos concretos que giran en torno a la política o la publicidad. Este es el caso de Fashion Victims, en 2013, donde simula a blogueras con lujosos complementos sepultadas entre escombros a las puertas de las grandes firmas comerciales que se vieron involucradas cuando una fábrica textil de Bangladesh se derrumbó causando la muerte de miles de personas. Con esta acción, Yolanda pretende (y consigue) hacer evidente que, detrás de las grandes marcas y sus precios bajos, hay personas que trabajan en regímenes de esclavitud y cuyas vidas no importan al sistema. Ellos son los verdaderos “Fashion Victims”, las víctimas de los derroches del primer mundo que llevas tras de sí a trabajadores esclavizados, explotación infantil y contaminación.

El Anteproyecto de Ley del Aborto presentado por el entonces ministro de justicia, Alberto Ruiz- Gallardón, en 2014, consiguió que mujeres de ciudades españolas como Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla, Pamplona o Pontevedra fueran al Registro de la Propiedad para solicitar la propiedad de su propio cuerpo gracias a un living de Yolanda: “El cuerpo es un territorio de necesaria reconquista por parte de las mujeres un cuerpo modelado por otros y para otros, convertido en objeto, usado como mercancía, agredido, manipulado y sometido a estereotipos imposibles”.

“Ten la increíble sensación de estrenar todas las veces que quieras”. Esta frase de un anuncio de Multiópticas provocó que Yolanda planeara otros de sus livings. El anuncio consistía en un hombre entrando en un bar lleno de mujeres casi desnudas y una voz en of decía la no muy afortunada frase. Así que Yolanda animó a mujeres a vestirse como las del anuncio para ir a comprar gafas.

Gracias a esto, y a las protestas de miles de mujeres, Multiópticas retiró el anuncio y ahora llama la atención intentando adaptarse a la sociedad actual.

Y para corroborar que el discurso de Yolanda es totalmente necesario, que hay que mirar con una mirada limpia y no contaminada por los medios de comunicación, solo hay que ver su vídeo Niños vs. Moda, donde pregunta a los niños por las imágenes publicitarias de moda. Este vídeo ayudaría a la artista a cerrar su discurso, porque confirma que no es algo de ella sola, que somos muchos los que pensamos así y que, pero necesitamos que siga haciéndonos evidente cómo los medios y, sobre todo, la publicidad nos educa la vista.

Yolanda es una de las artistas más importantes del panorama actual español: crea, comparte, difunde y genera conciencia social. Porque, aunque no lo quieras, te hace ver que el mundo no es como nos quieren hacer creer. Por eso mismo recibió la beca del Ministerio de Cultura de España para la Promoción del Arte Español en el exterior en 2010, y fue galardonada con la Mención Especial en los premios “Libertad de Expresión” junto al ganador, el periódico The Guardian, en 2014

Quedan sin nombrar algunas de sus obras, pero se pueden ver en su página web, en su blog y en Wikipedia. Además, es columnista del Huffinton Post España, tratando la representación de la mujer en los medios. Y podéis estar al tanto de todo lo que hace en su Facebook Twitter y Youtube.

No la perdáis de vista, Yolanda Domínguez tiene mucho que enseñarnos

“Desde el arte también se puede sacudir, despertar a la gente y hacer crítica social”

Otras referencias:
- http://www.artsmoved.cat/es/yolanda-dominguez-arte-visual-y-activismo/
- http://revistacactus.com/yolanda-dominguez-arte-y-accion/

 

3 comentarios en “Seguir la pose de Yolanda Domínguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s