Racismo y esclavitud.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, proclamó el 21 de marzo, como El Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, en honor a las víctimas que murieron en la Matanza de Sharpeville, ocurrida el 21 de marzo de 1960, donde murieron los manifestantes que protestaban contra la segregación racial.

“No se combate el racismo con racismo, la mejor manera de luchar contra el racismo es la solidaridad.” Bobby Seale.

Además, La Asamblea General de las Naciones Unidas destina el 25 de marzo, como el día en el que se celebra El Día Internacional de Rememoración de las Víctimas de la Esclavitud y la Trata Transatlántica de Esclavos.

“Durante más de 400 años, 15 millones de hombres, mujeres y niños fueron víctimas del abominable comercio trasatlántico de esclavos, escribiendo así uno de los capítulos más oscuros de la historia de la humanidad. Cada año, el 25 de marzo, el Día Internacional para el Recuerdo de las Víctimas de la Esclavitud y de la Trata Trasatlántica de Esclavos nos brinda la oportunidad de honrar y recordar a todos aquellos que sufrieron y murieron a manos de un execrable sistema de esclavitud. Este día mundial también tiene como objetivo alertar al público en general sobre los peligros del racismo y los prejuicios en la actualidad.” Organización de las Naciones Unidas.

El tema del racismo y de la esclavitud ha sido muy representado en el arte. Dentro de las pinturas más conocidas, nos podemos encontrar con Olympia (1863) de Manet, en donde aparece representada una prostituta de alto postín desnuda y acompañada por su criada y esclava negra. Fue una pintura que tuvo mucha polémica, ya que muchos defendían que era una provocación y además introducía la figura de la esclava negra, que hasta el momento no era lo habitual. Otra pintura en la que aparece la representación de un esclavo negro, es en La odalisca y la esclava (1839) de Jean Auguste Domique Ingres. En el caso español, hay una famosa pintura de Diego Velázquez, llamada La cena de Emaús (1618), más conocida como La Mulata, en la que aparece representada una esclava negra haciendo las labores de la casa. En España, la esclavitud es un fenómeno que se comienza a dar desde mediados del siglo XV, cuando grupos de personas aborígenes de las islas canarias y personas de África, llegan a España. Las mujeres esclavas solían dedicarse a las labores domésticas por ello la protagonista de la pintura de Velázquez, aparece haciendo ese trabajo.

Una especial mención, merece el pintor William Aiker Walker, que es poco conocido pero que nos dejó grandes obras en las que se representa el tema de la esclavitud. Fue un pintor americano que nació en 1839 en plena época esclavista en EEUU, vivió la guerra, la postguerra y conoció la economía con el sistema de aparcería. Este sistema consistía, en que las personas que habían sido esclavas antes de la guerra, tras ser libres seguían trabajando en las mismas tierras donde lo hacían siendo esclavos, pero libremente y sin tener dueño. Walker representó la vida de estas personas durante su esclavitud pero sobre todo durante su vida en el sistema de aparcería, una vez ya libres. Este artista lograba crear una tierna escena donde las connotaciones temáticas de esclavitud, vejez y pobreza se mezclaban para, sin embargo, expresar una sensación de paz, de serenidad, en definitiva una expresión de victoria tras la dureza de la esclavitud que les había tocado vivir.

En el cine, son muchas las películas en las que se ha representado la figura del esclavo o del sirviente de raza negra, una de las más famosas y que creo que a todos los que nos gusta el cine se nos viene a la mente es la figura de Mammy, la famosa criada negra de la señorita Escarlata en Lo que el viento se llevo (1939).

Avanzando en el tiempo y llegando hasta la época actual, nos encontramos con Hidden Figures (2016), una película que representa el racismo que existía a principios de los años sesenta en plena lucha contra la segregación y la reivindicación por los derechos civiles de las personas negras. Pero sí hay una película que representa a la perfección el racismo y la esclavitud es 12 años de esclavitud (2013).  Este film, ganador de tres premios Oscar, premio BAFTA y Globo de Oro, fue dirigido por Steven McQueen, con un guión de John Ridley y con una gran fotografía de Sean Bobbitt. Se trata de un drama protagonizado por Chiwetel Ejiofor, en el que aparece Brad Pitt y Lupita Nyong´o, entre otros. Esta dura película, cuenta la historia, basada en hechos reales, de Solomon Northup, un mulato afroamericano nacido libre en el estado de Nueva York, que fue secuestrado en 1841 para ser vendido como esclavo. Solomon, luchara por sobrevivir y conseguir su libertad para volver con su familia y así en 1853, tras trabajar durante doce años en las plantaciones de Luisiana, queda en libertad. 12 años de esclavitud, representa el racismo más extremo y la dura vida que tuvieron miles de esclavos y esclavas, que trabajaban de sol a sol, recibiendo continuas palizas, violaciones y todo tipo de vejaciones, simplemente por tener un color diferente de piel.

En oposición a esto encontramos una película, que hace sentir que la unidad entre personas de distintas razas es posible. Invictus (2009), representa la presidencia de Nelson Mandela, tras salir de la cárcel y ser puesto en libertad. Este político tenía como objetivo, realizar una política de reconciliación entre los negros y los blancos y aprovecha la celebración en Sudáfrica de la Copa Mundial de Rugby para conseguir la unidad nacional. Invictus hace soñar con un mundo mejor en el que no hay racismo.

“Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión.” Nelson Mandela.

Es cierto que hemos avanzado mucho en el tema del racismo y que la esclavitud fue algo horrible que pasó y que hoy por hoy sería impensable que volviera a pasar, pero por desgracia todavía queda mucho por hacer y para darnos cuenta de ello basta con mirar no hacia el pasado, no hacia la esclavitud, no hacia la segregación racial, no hacia el holocausto nazi, si no hacia lo que desgraciadamente está pasando en la actualidad, en pleno siglo XXI. Debemos mirar hacia los refugiados, hacia las personas que, desesperadas, mueren en el mar intentando llegar a otro país y hacia las medidas que el actual presidente de los EEUU quiere llevar a cabo. El racismo no es cosa solo del pasado, el cual no debemos olvidar pero en el que no nos debemos de quedar. El racismo es también una lacra actual con la que debemos terminar y es que no debemos olvidar que antes que una raza o un color de piel, todos somos personas con un mismo corazón.

“Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos.” Martin Luther King.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s