Casa Farnsworth, Plano (Texas), Ludwig Mies Van der Rohe, 1950

Menos es más: Mies van der Rohe

“Menos es más”. Eso resume la obra de Ludwig Mies van der Rohe. Su leitmotiv.

Arquitecto sin estudios, nació en Alemania y allí comenzaría su carrera profesional. Su primer cliente, el filósofo Alois Riehl, que le encargó su casa en Postdam, ya le comentó que la transformación individual es necesaria para transformar la sociedad, lema que ayudó a construir uno de los arquitectos más importantes del siglo XX.

Casa Riehl (1907), Ludwig Mies Van der Rohe
Casa Riehl (1907), Ludwig Mies Van der Rohe

Van der Rohe era un triunfador, que comenzó su camino por donde soplaba el viento: miembro activo de los grupos revolucionarios de izquierdas; abandonó a su familia por un trabajo en otro país; director de la Bauhaus, la escuela de diseño mejor considerada del siglo XX; y, apoyó a los nazis firmando un documento de respaldo a Hitler.

Aunque sus primeras obras respondían al neoclasicismo, durante la guerra recibió el influjo de las visiones expresionistas y acabó convirtiéndose en el arquitecto del “menos es más”: arquitectura sobria y universal.

Ludwig Mies Van der Rohe, Casa Erich Wolf, Guben, Polonia, 1927
Ludwig Mies Van der Rohe, Casa Erich Wolf, Guben, Polonia, 1927 Arquitecto: L Ciudad: , Europa

Empezó con la Friedrichstrasse berlinesa, un rascacielos con fachada acristalada y estructura de pilares. Después, en 1923, realizó un proyecto de un edificio de oficinas en hormigón armado, apostando por la economía y la funcionalidad. Y, en 1924, realiza una Casa de Campo, que sería el primer paso en la búsqueda de una nueva concepción de espacio, un edificio con un ambiente diáfano con grandes ventanales, donde no existen habitaciones concebidas como espacios cerrados.

Composición suprematista, Kazimir Malévich, 1916
Composición suprematista, Kazimir Malévich, 1916

Y llegó 1929, año en el que Barcelona acogió la Exposición Universal. Mies van der Rohe fue el encargado de realizar el Pabellón de Alemania, que debía representar los valores de modernidad y progreso del país. No era un espacio para ser habitado, era una obra de arte: la obra de arte del espacio fluido, concepto que ya estaba implícito en el trabajo de Le Corbusier. La planta era similar a un cuadro de Malevich, todo respondía al neoplasticismo del que van der Rohe estaba bebiendo en la época.

Inaugurado por los reyes de España, Alfonso XII preguntó si el edificio estaba terminado, ya que no fue capaz de ver que los ambientes estaban interconectados. Para la ocasión, Mies van der Rohe, junto a su pareja Lilly Reich, diseñaron las famosas sillas Barcelona que sirvieron de trono para los monarcas durante la inauguración.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al concluir la exposición fue desmontada, pero, en 1986, conmemorando el centenario del nacimiento del arquitecto, fue reconstruido en su emplazamiento original.

En 1939 emigró a Estados Unidos, allí se instaló en Chicago: la cuna de los rascacielos y donde alcanzó tal grado de abstracción que se podía resumir con su célebre frase “menos es más”. Odiaba el ornamento y había conseguido construir edificios con el mínimo sustento y forrados de cristaleras.

Crown Hall, construido entre 1950 y 1956, que hoy alberga una escuela de arquitectura, es un espacio diáfano con cerramiento exterior de vidrio y gradas que lo separan del suelo

Ludwig Mies Van der Rohe
Crown Hall del IIT, Chicago (Illinois), Ludwig Mies Van der Rohe, 1956

Edith Farnsworth le encargó la construcción de su casa, pero acabó denunciando al arquitecto porque se inundaba con las crecidas del río y se llenaba de curiosos que intentaban observar a través de sus paredes de cristal. Mies van der Rohe se defendió diciendo que “la dama esperaba que el arquitecto fuera con la casa”.

Casa Farnsworth, Plano (Texas), Ludwig Mies Van der Rohe, 1950
Casa Farnsworth, Plano (Texas), Ludwig Mies Van der Rohe, 1950

Entre 1954 y 1958 se construyó su edificio Seagram, idolatrado e imitado hasta la saciedad. Da un paso atrás respecto al resto de edificios de su misma calle neoyorkina, como si de un prisma se tratara, frontal y simétrico, construido con materiales caros y elegantes. Y de bebidas alcohólicas andaba el juego, ya que ente 1957 y 1961 también diseñó el edificio de oficinas para Bacardí en México.

Para construir el edificio del Institute of Technology se demolió The Mecca, un inmueble de apartamentos en un barrio de inmigrantes. Defendió la diafanidad del edificio diciendo que “no podemos tirar un edificio cada vez que queremos cambiar su uso”. Razón o hipocresía, lo cierto es que sus espacios servían para volver a empezar.

Cierto es que, a día de hoy, este modus operandi se está llevando a cabo, sobre todo para centros culturales en España. Fábricas o lugares industriales que han perdido su utilidad son ahora reutilizados para albergar espacios creativos como pueden ser MediaLab Prado, Matadero, Tabakalera, La Térmica, etc.

Su última construcción, en 1967, fue la Neue Nationalgalerie en Berlín. El culmen de su carrera profesional con un edificio para exposiciones en el Tiergarten, construido en cristal y acero sobre una terraza de losas de granito.

original_41fb993c08e97475e7ab2689fe800d21

Menos es más, tanto en la arquitectura como modo de vida. Deshacerse de lo innecesario, quedando lo básico. ¿Para qué necesitamos ornamentos en nuestras vidas?

Un comentario en “Menos es más: Mies van der Rohe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s